El autocuidado como defensa ante el Coronavirus

En este tiempo de silencio, interno y externo, he podido ver muchas cosas en perspectiva. Primero noté el miedo y la paranoia, y que era muy fácil subirse en ese tren, pero que al final no llevaba a nada, porque no iba a cambiar lo que sucediera. Me bajé y me quedé acá en el presente, contemplando todo lo que esta experiencia viene a mostrarme. Lo primero que puedo ver es que realmente “no sé”, no sé qué va a pasar mañana, ni cómo me voy a sentir. Y que he vivido en una ilusión en la que creía que sabía, pero en nunca supe. Además la muerte y la enfermedad siempre están ahí, por nuestra cualidad de humanos y seres finitos, sólo que en mi recorte de la percepción no lo veía.

Esta experiencia viene a mostrarme y a ponerme cara a cara conmigo, con mis pensamientos, mis miedos y el resto de mis emociones, mi optimismo y mi pesimismo, mi esperanza y me resignación, porque soy ambas, soy dual y estoy siempre eligiendo en cada momento.

Un filtro, que me hace diferenciar lo importante de lo que no lo es… salir de casa por esto, ¿vale la pena? ¿Qué es lo que en realidad vale la pena, qué es lo importante y qué es lo que creía importante y ante esta situación parece completamente absurdo, de qué me he estado perdiendo por aquello que parecía importante?

Parece más un escrito de filosofía que de alimentación, pero todo está entrelazado. Porque cuando me descubro, me encuentro, noto si de verdad puedo amar a esa persona tal y como es.

Si realmente puedo amarla, entonces voy a cuidarla y darle lo mejor de mí, y sobre todo, darle MI TIEMPO. Y cuando nos damos cuenta que el tiempo es lo único valioso que tenemos, comenzamos a aprovechar cada instante, para que ese momento sea la mejor elección que podría haber hecho.

Es ahora, cuando necesito que mi cuerpo me responda 100% ante este virus. Entonces, me pregunto si me he estado ocupando de él verdaderamente. Si le he estado proveyendo de buen alimento, descaso y ejercicio. Ahora necesito que está ahí para mí, yo ¿he estado para él?

Te comparto a continuación algunas recomendaciones en lo referido a la Alimentación que he estado aplicando, espero te sirvan y puedas probarlas:

  • Consumí mucha agua, alrededor de 2 litros por día, te ayuda a eliminar toxinas.
  • Incorporá jugos o licuados con hojas verdes y limón, alcalinizan el cuerpo y evitan que prosperen patógenos.
  • Reducí el consumo de azúcares, sobre todo refinadas (azúcar y harina blanca), reemplazalo por grasas saludables de las cuáles también podés obtener energía: palta, aceitunas, aceites vegetales, aceite de coco, frutos secos y semillas.
  • Podés tomar suplementos de vitamina C si notas que tus defensas están bajas. Siempre ayuda en los cambios de estación.
  • El propóleo (aunque no es apto para veganos), la plata coloidal y el dióxido de cloro disminuyen la presencia de patógenos.
  • Evitá la carne y los lácteos. Son alimentos muy densos que requieren una gran demanda energética para digerirlos (energía que no estará disponible para sanarte) y acidifican la sangre, generando un medio propicio para los patógenos.
  • Evitá el gluten ya que no es beneficioso para el intestino y es allí donde se encuentran nuestras defensas.
  • Evitá el alcohol, baja las defensas.
  • Incorporá muchos vegetales, crudos y cocidos, también frutas, cereales, legumbres y semillas. Son alimentos de alta frecuencia vibratoria que ayudan en los procesos de defensa y curación.
  • Incorporá alimentos probióticos todos los días como kéfir, kombucha, yogur de coco, kimchi, chucrut, quesos fermentados, rejuvelac. Nutren la flora intestinal y es allí donde se aloja el 80% de nuestro sistema inmune.

Como complemento te sugiero que consumas alguna Tintura Madre de hierbas relajantes: valeriana, pasionaria o melisa. Además podés incluir alguna meditación para hacer 2 veces al día y reconectar con tu ser y lo esencial.

Recordá hacer actividad física, aunque estés en tu casa, sino podés sentirte ansios@ o irritable y es simplemente energía que no se está canalizando adecuadamente. Además mejorará tu descaso y segregará endorfinas, claves para sentirte bien.

Si tenés más recomendaciones que puedan ayudar en esta situación, podés dejarla en los comentarios. También te dejo alguno de los productos de los que he estado hablando en esta nota, los cuales podés conseguir en Cardamomo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *